Grupo armado le mete 6 tiros 9 mm. a una persona en Chancalá.

Sin mediar palabra descendieron de una camioneta y dispararon contra el sujeto. Herido de Gravedad.Un vehiculo particular lo trasladó al hospital.

Palenque, Chiapas.

ENRIQUE ROMERO.

Sin que se conozcan los móviles ni los autores, este miércoles por la mañana un grupo armado que viajaba en una camioneta con placas de Tabasco atentó contra un vecino de Chancalá, municipio de Palenque, quien se encontraba en una peluquería y resultó con 6 heridas de bala calibre 9 mm., y aunque grave llegó con vida, una hora más tarde, y sin perder el conocimiento al Hospital Regional donde permanece.

 

Se desconoce porqué quisieron matarlo.De acuerdo con los primeros reportes, se trata de Gustavo Ramírez Landero, habitante del poblado Río Chancalá, quien se encontraba en una peluquería de ese lugar cuando alrededor de las 11:00 horas, de una camioneta tipo Silverado, color blanca y con placas del estado de Tabasco descendió un número no determinado de individuos, uno de los cuales con una pistola en la mano disparó a corta distancia de Ramírez Landero, quien quedó tirado en un charco de sangre, mientras que sus agresores huyeron con rumbo desconocido en el mismo vehículo.

 

Debido a que recibió 4 impactos en la región del pecho y el abdomen, además de uno en la pierna y otro en el brazo, vecinos de lugar y familiares reportaron los hechos a la policía y ya no esperaron a que llegara la ambulancia de la Cruz Roja a realizar el traslado del herido a esta ciudad, pues lo trajeron en una unidad de pasaje colectivo de la cooperativa de transporte ejidal “Río Chancalá”, con número económico 14 y placas 374330B, en tanto que la policía estatal preventiva desplegó un operativo en carreteras y lugares aledaños a la comunidad donde ocurrió el atentado con la intención de ubicar y detener a los agresores, lo que no había ocurrido al cierre de esta nota.

 

No se ha podido obtener información oficial ni por parte de familiares sobre el presunto móvil que tendrían los sicarios para querer ejecutar a Ramírez Landeros. Tampoco se tiene información sobre su estado actual de salud; sin embargo, y a pesar de los numerosos disparos que registraba su anatomía, al hospital llegó conciente aunque bañado en sangre. Los elementos de la Policía Estatal Preventiva de la patrulla 315 resguardaron su ingreso al nosocomio.

Anuncios