Carniceros demandan comience a operar rastro municipal.

La falta de este provoca que les cobren cuotas hasta de 40 mil pesos en rastro clandestino.

Urgen carniceros a la apertura del rastro municipal.

Palenque, Chiapas.

ENRIQUE ROMERO.

La apertura de actividades del rastro municipal de Palenque fue demandada este miércoles por carniceros de esta ciudad ante la delegación de gobierno, pues denunciaron que la carencia de esta infraestructura le hace caer en manos de un grupo de tablajeros que operan un rastro clandestino y les obligan a pagar cuotas hasta de 40 mil pesos, lo que reduce su utilidad y repercute en el precio al consumidor.

 

Los carniceros expusieron su inconformidad al gobierno.Los propietarios de carnicerías en esta ciudad plantearon al delegado de gobierno, Gabriel Robles Ballinas, el problema que les representa el estar cautivos de este grupo de tablajeros que les cobra “cuotas” de 15 mil a 40 mil pesos, por concepto de los materiales y la operación del rastro clandestino, cantidad excesiva a la que calificaron de “abuso”, pero que han tenido que aguantar debido a que el rastro municipal construido, en el predio Santa Rosa, no ha podido iniciar operaciones pues carece de un incinerador de desechos.

 

Tras reconocer que la falta de esta infraestructura afecta tanto a comerciantes como a consumidores, el delegado de gobierno señaló que es un problema que se viene arrastrando desde hace varios años y que seguramente la próxima administración municipal echará a funcionar el rastro municipal.

 

Por lo pronto el funcionario, quien estuvo acompañado por un representante de la jurisdicción sanitaria y un regidor, se comprometió a convocar a una reunión a los tablajeros que operan su rastro y a los carniceros inconformes en las que mediante el dialogo y la negociación lleguen a un acuerdo satisfactorio entre ambas partes y puedan prestar un mejor servicio a la población ofreciendo un producto manejado con higiene y a un precio justo.

Anuncios

Detiene el Ejército a presuntos “Zetas” en pleno centro de Palenque.

Dos tamaulipecos y un guatemalteco podrían estar vinculados con el crimen organizado.

Los trasladaron custodiados por militares.

Palenque, Chiapas.

ENRIQUE ROMERO.

En un operativo sorpresa y ante el asombro de los parroquianos, este miércoles alrededor de las 11:30 horas, en pleno parque central de esta ciudad el ejército mexicano detuvo a 3 presuntos “zetas” que circulaban en una unidad con placas americanas, pues son sospechosos de pertenecer al crimen organizado. Dos de ellos son originarios de Tamaulipas y el tercero al parecer es guatemalteco indocumentado.

 

Cándido Méndez Garc�a es de Tampico, Tamaulipas.Al parecer, porque no se ha dado información oficial, los detenidos inicialmente fueron seguidos por el ejército como sospechosos de tráfico de indocumentados, pero dado su origen, una entidad dominada por el Cártel del Golfo, ahora se investiga si en realidad están involucrados con narcotráfico, según trascendió.

 

Juan Octavio vive en Ciudad Madero, Tamaulipas.Se trata de Cándido Méndez García, de 34 años de edad y con domicilio en la calle Filipinas de la colonia “Solidaridad, Voluntad y Trabajo”, del municipio de Tampico, Tamaulipas; y Juan Octavio Hernández Torres, de 37 años, quien vive en la calle José María Morelos y Pavón de la colonia “Revolución Verde”, de Ciudad Madero, Tamaulipas. Dicha información fue obtenida de las credenciales de elector que portaban; el tercero de ellos, del cual se desconoce su nombre, al parecer es originario de Guatemala.

 

La unidad americana en la que se trasladaban.La detención ocurrió sobre la avenida Juárez con Independencia cuando los sospechosos que se trasladaban en un automotor marca Ford, tipo Expedition, color guinda, y con placa de circulación trasera, ya que carecía de la delantera, K42 LKZ del estado norteamericano de Texas, se estacionaron a un costado del Parque Central, frente a un conocido restaurante. Al momento los militares rodearon el vehículo sospechoso y solicitaron identificaciones a sus ocupantes, tras lo cual fueron detenidos y llevados a un camión militar, custodiados por soldados.

 

Los detenidos y la unidad, fueron trasladados para ponerlos a disposición de la autoridad ministerial para que se efectúen las investigaciones correspondientes y poder esclarecer para esclarecer si están relacionados con el crimen organizado, en su modalidad de traficantes de indocumentados, narcotráfico, o sicarios del grupo de los “Zetas”.

Algunos testigos revelaron que a estas personas ya las habían observado, anteriormente y en varias ocasiones, merodeando por la ciudad, por lo que al tener conocimiento la autoridades fueron detenidas para su investigación.