Niveles educativos de Chiapas “están para llorar”: secretario de educación.

Reconoce Javier Álvarez Ramos. “Habría que contabilizar del cero para abajo”, señala.

En educacion andamos por la calle de la amargura, aseguró el secretario.

Enrique Romero.

PALENQUE, CHIS.

Javier Álvarez reconoció la cruda realidad chiapaneca.La crisis educativa que afronta el estado fue reconocida con toda sinceridad por el secretario estatal de educación, Javier Álvarez Ramos, quien señaló: “”los niveles educativos que tiene Chiapas están para llorar: somos últimos en aprovechamiento escolar, tenemos los niveles altos en deserción escolar y somos los mas bajos en eficiencia terminal”.

“Si se contabiliza del cero para abajo, no se sabría en que lugar andaríamos”, ironizó el secretario de educación durante la inauguración, este sábado al mediodía, de las primeras 6 aulas de la subsede Palenque de la Universidad Pedagógica Nacional que lleva más de una década operando en aulas prestadas. “Es lo que se quiere en Chiapas, el trabajo en equipo y de unidad para que se tengan bueno resultados en la educación en el estado”, señaló al inaugurar las aulas que constituyen un 80% del total de la obra de esta institución de educación superior.

La deserción escolar, otro grave problema en Chiapas.Ante su espontánea sinceridad, argumentó: “La grave situación por la que se atraviesa en estos momentos, no se debe ocultar, si no todo lo contrario: reconocer el problema y buscar estrategias para enfrentarlo y resolverlo. Ninguna enfermedad se cura si uno la esconde, es mejor poner una enfermedad de frente y diseñar una táctica para combatirla”, apuntó.

El secretario estatal destacó que su visita a Palenque, además de la inauguración de las aulas educativas, es también para exhortar a la comunidad estudiantil que se prepara en las licenciaturas en educación, “para que den su mejor esfuerzo en su preparación académica y para que continúen su trabajando en equipo, ya que esa esta una muestra del trabajo en conjunto, entre alumnos y directivos, para contar con espacios donde impartir y recibir educación”. Reconoció también que el año pasado no hubo movilizaciones magisteriales en el estado, por lo que no se perdieron clases. Demandó a los maestros responsabilidad, vocación de servicio, compromiso y además dar “el kilómetro extra” para contribuir al mejoramiento de la educación en Chiapas.