Plaga de “Pez Diablo” afecta a balnearios turísticos de Palenque.

Los bañistas temen a las afiladas espinas del Plecostomus que infesta el fondo de ríos y lagunas.

Su proliferacion afecta el turismo

 

Palenque, Chiapas.

ENRIQUE ROMERO.

La plaga del llamado “Pez Diablo” que paulatinamente y de manera creciente ha infestado ríos y lagunas de esta zona, provocó inicialmente afectaciones a la actividad pesquera y ahora comienza a afectar la principal industria económica de esta región: el turismo, debido a que la presencia del Plecostomus (su nombre científico) en balnearios turísticos y populares está ahuyentando a los bañistas que temen a las afiladas espinas dorsales de esta especie, según se pudo constatar.

A solo 10 minutos de Palenque, el balneario turístico tradicional es el de Nututún, el cual durante temporadas altas, como la decembrina y Semana Santa, se abarrota de bañistas foráneos y locales que se refrescan en las templadas y transparentes aguas del río Chacamax. Es precisamente en este balneario donde de la noche a la mañana se infestaron sus aguas del llamado “Pez Diablo”, el cual no es agresivo pero constituye un peligro para los pies desnudos de los bañistas debido a sus aguijones, ya que se mantiene en el fondo donde se alimenta de algas adheridas a las rocas con las que se mimetiza y no es fácil notarlo.

“Para quienes somos de acá, no es tanto riesgo, pues ya sabemos que tenemos que estar pendientes y caminar con mucho cuidado dentro del agua”, señaló la señora Beatriz Trujillo, quien lleva a su familia a refrescarse al río. “El problema es con quienes desconocen, porque pueden pisar un “pez diablo” y clavarse sus espinas. Una vez le pasó a una señora, le dolía mucho y hasta calentura le dio. No, no es venenoso ni mortal, pero algo tiene que da calentura y afecta especialmente a los niños. Yo por eso cuando traigo mis chamaquitos primero reviso donde nos vamos a meter y de ahí no dejo que se vayan para otros lados. Otros mejor ya dejaron de venir por el miedo al “pez diablo”, comentó.

Bañistas locales primero revisan la zona antes de nadar.

El Plecostomus, de acuerdo con los especialistas, es originario de Brasil y fue introducido a México, inicialmente en lagunas michoacanas y algunas presas hidroeléctricas, para limpiarlas de algas que dan coloración verdosa al agua. Sin embargo, al no tener depredadores naturales y ser muy prolíficos en su reproducción se han convertido en plaga en muchas zonas del país. Es lo que ahora está ocurriendo con balnearios como el Nututún y otras zonas lagunares de Catazajá y la Libertad. En la cascada Welib-há, otro centro ecoturístico del municipio de Palenque, también se reporta su presencia, pero debido a que son aguas profundas no constituye riesgo alguno para el bañista.

En el fondo se mimetizan con las rocas a las que se adhieren.

Restauranteros del Nututún afirman que ya hay disminución de bañistas por ese motivo y hasta el momento se desconoce por parte del gobierno las medidas que se están implementando para controlar este problema que conforme pasa el tiempo crece geométricamente, como se pudo apreciar en las aguas del Chacamax, donde en las piedras del fondo se pudieron observar grandes cardúmenes de Plecostomus adheridas a las rocas del fondo en la poza cercana a un hotel de 3 estrellas. En las partes bajas con mayor corriente no es fácil distinguirlos y el riesgo de pisar sus agudos aguijones es latente.

Demanda edil liberteco “mano dura” contra pescadores y cazadores furtivos.

Están acabando con cocodrilos, iguanas y tortugas: advierte ante el Consejo de Seguridad.

Lagartos y tortugas son depredados por igual.

La Libertad, Chiapas.
ENRIQUE ROMERO.
“Mano dura” para aplicar la ley a pescadores y cazadores furtivos que están depredando la fauna demandó el edil liberteco, José Luís Lizcano, a los miembros del Consejo Municipal de Seguridad durante la pasada sesión efectuada hace unos días, pues advirtió que los depredadores están acabando con los cocodrilos, iguanas y tortugas que aún quedan y que se encuentran en peligro de extinción.
La depredación fue abordada en el consejo de Seguridad Municipal.

El munícipe advirtió a las autoridades estatales y federales participantes que durante el estiaje los niveles del sistema lagunar y del río Usumacinta bajan creando zonas de humedales y pantanos de baja profundidad y que quedan aislados de los cuerpos de agua mayores, condiciones que facilitan que los pescadores furtivos lleguen con sus redes y acaben fácilmente con la fauna acuática y con diversas variedades de tortugas, en tanto que los cazadores aprovechan para depredar cocodrilos e iguanas en busca de su exótica piel.

Las iguanas son irracionalmente cazadas por su piel.

Recordó que el año pasado elementos de la policía municipal encontraron un cementerio furtivo donde se encontraron más de 100 esqueletos de iguanas a las que se les había quitado la piel. Es también en esta época en la que las hembras se encuentran cargadas de huevos fecundados y son cazadas pues los huevos son un costoso manjar muy apreciado en esta zona, pero el impacto en la cadena reproductiva es fatal pues se depreda precisamente a los animales gestantes lo que impide el nacimiento de nuevos ejemplares.

Por ello solicitó a la policía estatal preventiva, a protección civil y a otras corporaciones, intensificar la vigilancia y realizar operativos, sobre todo en zonas aisladas y de difícil acceso, pues se tiene conocimiento que es en ellas donde los pescadores y cazadores furtivos operan con impunidad debido a la ausencia de las autoridades, además de generar en la época de secas incendios forestales debido a las fogatas que encienden para pasar la noche en estos sitios. “Habrá mano dura para todos aquellos que piensan que continuarán practicando la pesca furtiva en mi municipio, y se les aplicara todo el peso de la ley para que sirva de ejemplo para los demás que solo depredan las especies en peligro de extinción”, aseguró el edil.