Sin freno proliferan en Palenque máquinas tragamonedas y discos piratas.

Escasos operativos de PGR. Más tardan decomisar que en reaparecer en mayor número máquinas y discos.

Hay para todos los gustos y justo al paso del transeúnte.

Enrique Romero.

Palenque, Chiapas.

Pese a que de vez en cuando hay operativos de PGR para decomisar máquinas tragamonedas y discos piratas, la acción de la autoridad es tan infrecuente que la piratería y la instalación de estas máquinas de juegos, prohibidas por la Ley Federal, han proliferado y su presencia se ha multiplicado en esta ciudad, tanto en el centro como en las colonias populares, pues decomisan algunas y aparecen muchas más a los pocos días.

Lo anterior se desprende de un recorrido realizado por este medio donde se pudo constatar que las máquinas tragamonedas se encuentran instaladas en diversos comercios de la avenida central, sin que siquiera se trate de ocultar su existencia, sino todo lo contrario. En las colonias apartadas su presencia es mayor. Podría haber más de 300 en toda la ciudad, el número exacto se desconoce.

La niñez atrapada en los juegos de azar.

Las hay instaladas tanto en juguerías como en tiendas de regalos, tiendas de abarrotes y hasta en farmacias, a la vista de todos, menos de la autoridad federal. Uno de los propietarios, sin saber que hablaba con un reportero, comentó que con que pase “la cuota” fijada “no hay problema”. Agregó que aunque tenga que pagar soborno las maquinitas siguen siendo “un buen negocio” y permiten que “del mismo cuero salgan las correas”. ¿Cuántas “correas” se acumulan por este concepto? Solo la autoridad lo sabe.

Son mas las instaladas que las decomisadas por PGR.

Lo mismo sucede con los discos “piratas”, tanto de música como de películas en formato DVD. Los discos se encuentran exhibidos en las fachadas de los locales comerciales, no están en algún interior discreto ni apartado, por el contrario, los títulos más recientes de los éxitos musicales o de las películas apenas de estreno en cartelera, están al paso del transeúnte, con precios que van desde los 20 pesos hasta los 30.

Solo las películas con contenido netamente pornográfico, se encuentran discretamente exhibidas en el interior de estos comercios que. de manera adicional, aunque es su giro oficial, se dedican a la venta de ropa, calzado, artículos de regalo, o incluso de chiles y condimentos.

Sobre la va pública la piratera se exhibe sin temor.

Propietarios de establecimientos dedicados a la venta o renta de películas originales señalaron que las películas “piratas” tienen a sus negocios “de rodillas”, pues “poca gente se fija en la calidad, y casi nadie se fija en la legalidad. Que sea barato es lo que cuenta para la mayor parte de los clientes. Si la autoridad no protege los derechos de autor, que más da que haya una ley que no se hace cumplir. Están terminando con una industria que genera empleos e impuestos”, apuntaron.

Anuncios