Venta de productos “chatarra” en escuelas preocupa a padres de familia.

Piden a sector educativo y de salud prohibirlos en tiendas cooperativas escolares. Origen de la obesidad.

Malos habitos alimenticios, el origen de problemas de salud en niños.

Enrique Romero.

Palenque, Chiapas.

Padres de familia de esta ciudad demandaron a las autoridades educativas y del sector salud prohibir la venta de alimentos “chatarra” refrescos embotellados en al interior de las escuelas, ya que atribuyen a su consumo generalizado el incremento de la obesidad infantil que se observa en la población escolar y que puede generar graves problemas de salud como diabetes, gastritis y cardiopatías.

“Si usted observa en la mayoría de las escuelas, en las tienditas de las cooperativas, hay la venta de refrescos embotellados y muchos otros productos de los llamados chatarra, como frituras y dulces con alto contenido en azúcar. Eso es malo para los niños, porque a veces se los prohibimos en casa, pero en la escuela es lo que venden y es lo que ellos compran. Lo que queremos es que ya no los puedan comprar en la escuela, que los sustituyan por productos naturales como las aguas de fruta, la horchata o el taxcalate y el pozol, como cuando nosotros íbamos a la escuela”, señalaron algunos de los padres inconformes.

La obesidad infantil se nota ya como problema de la población escolar.En un recorrido por varias escuelas, efectuado por este medio, se pudo comprobar que efectivamente en la mayoría de las cooperativas escolares la venta de refrescos embotellados es algo normal, al igual que las frituras y gran variedad de dulces de todo tipo. También se observó que cada son más los niños con sobrepeso. De hecho, los “flaquitos”, ya son una minoría entre sus “robustos” compañeros de clase.

“Mi hijo a veces se niega a desayunar porque con el cambio de horario no tiene hambre antes de ir al colegio. Le tengo que dejar dinero para que compre algo, pero si lo que venden no es sano entonces comienza el problema. Para el paladar infantil los refrescos embotellados y las frituras embolsadas son muy atractivos. Si los tienen a la mano los van a comprar. En lo que va de este año escolar ya subió 8 kilos, estaba flaco y ahora está gordo”, subrayó el padre de un niño de 10 años que estudia el quinto grado de primaria.

Que las tiendas escolares no vendan productos chatarra.

Una madre de familia, de su bolsa sacó un artículo, publicado el pasado 12 de marzo por un diario nacional. Ahí se menciona: “México ocupa el segundo lugar a nivel mundial en obesidad infantil, trastorno que afecta a 9.8 por ciento de ese sector de la población. En el informe estadístico 2007, avalado por la Organización Panamericana de la Salud (OPS), México obtuvo una calificación de 7.6 en la proporción de niños menores de cinco años con sobrepeso” y finalmente, otro dato demoledor: “según las Encuestas del INEGI, el consumidor mexicano es el segundo más importante en el mundo de los refrescos, y cada familia gasta más de cinco mil pesos al año en el consumo de ese tipo de bebidas.


Anuncios