Elección de autoridades ejidales evidencia retroceso del zapatismo.

Finalmente Roberto Barrios pudo elegir por mayoría a sus representantes. Quedan ya solo unos 15 zapatistas.En la casa ejidal se realizó la histórica asamblea.

Enrique Romero.

Palenque, Chiapas.

El ejido de Roberto Barrios, conocido desde el movimiento zapatista como “El Caracol que habla para todos”, luego de dos décadas pudo elegir por mayoría a sus autoridades ejidales y con ello quedar inscrito en el Registro Agrario Nacional. El hecho fue posible gracias a que por primera vez en la asamblea ejidal hubo el quórum que marca la ley, el cual no se lograba por la inasistencia de los ejidatarios zapatistas. Esta vez fue diferente, 52 ejidatarios participaron y solo 15 ejidatarios del EZ no lo hicieron, lo que refleja un importante retroceso del zapatismo en el municipio de Palenque.Finalmente eligieron autoridades.

Este jueves, Roberto Barrios realizó su asamblea ejidal para renovar sus autoridades y por primera vez, al presentarse más de la mitad de los ejidatarios, existieron las condiciones legales para elegir por mayoría a sus representantes. Durante dos décadas esto no fue posible porque los ejidatarios zapatistas, en ese entonces mayoría, no asistían a las asambleas ejidales. Luego de dos asambleas fallidas, los que sí asistían, es decir los no zapatistas, elegían a sus autoridades pero sin la representatividad y el marco legal para su inscripción en el Registro Agrario Nacional.

De esta forma, con la presencia de funcionarios de la coordinación para el diálogo y la reconciliación en Chiapas, de la SEGOB, del visitador agrario de la Procuraduría Agraria, y de la Secretaría Estatal de Gobierno -muy activa en el proceso de reconciliación-, 48 ejidatarios, más 4 esposas de ejidatarios fallecidos, eligieron a Antonio Pérez Cruz como presidente del comisariado ejidal, a Carlos Oleta Cruz, como secretario, a Manuel Méndez Oleta como tesorero, y a Sebastián Cruz Hernández como presidente del consejo de vigilancia, junto con sus secretarios y suplentes.Muchos regresaron al abandonar el zapatismo.

Algunos de ellos son ex-zapatistas; muchos de los que los eligieron, también. Poco a poco, al no ver resultados, fueron abandonando el movimiento. Dejaron el “Caracol” y se reincorporaron al ejido para tener acceso a los programas del que llamaban “el mal gobierno”. Se estima que el en “Caracol que habla para todos” solo quedan ya unos 15 ejidatarios fieles a la causa insurgente.

Uno de los primeros beneficios de su inscripción en el Registro Agrario Nacional es que finalmente, cumplido el requisito, ya se va a poder “aterrizar” la construcción de una clínica del IMSS en Roberto Barrios, una añeja demanda de los ejidatarios. Todo parece indicar que “El Caracol que habla para todos” se está quedando “afónico”, al ir perdiendo paulatinamente a los ejidatarios que lo integraban.

Anuncios