Indígena sexagenario mata a machetazos a otro viejo ejidatario en Salto de Agua.

Fue a su casa y lo tasajeó con 13 machetazos. Ya traían pleitos añejos pues el finado era muy “broncudo”.

El ejidatario murió a manos de un sexagenario con el que tena diferencias.

El ejidatario murió a manos de un sexagenario con el que tenía diferencias.

Salto de Agua, Chiapas.

Enrique Romero.

Un indígena de 62 años del ejido Independencia, de este municipio, “resolvió” sus añejas diferencias con otro ejidatario de 52 años, este viernes por la mañana: fue a casa de su enemigo y, sin pensarlo mucho, le asestó 13 machetazos en diversas partes de su anatomía que le causaron la muerte. En su descargo queda el comentario de los vecinos: “el finado era muy broncudo”.

De acuerdo con las primeras investigaciones, Diego Torres Días, de 62 años de edad y vecino del ejido Independencia, traía ya viejas rencillas con Cristóbal Hernández Hernández, de 52 años y vecino de esa comunidad, donde tiene fama de irascible. A ciencia cierta no se sabe si inflingió una nueva afrenta a Diego Torres, o de repente se acumularon todas las pasadas. El hecho es que Diego, no obstante su condición de sexagenario, tomó la determinación de que ese hombre ya no tenía derecho a respirar. Tomó su afilado machete y encaminó sus pasos a la casa de Cristóbal con la idea fija de acabar con él.

Su afán terminó en una carnicería. 13 machetazos registró el médico legista en la humanidad de Diego, al practicarle la autopsia; algunas en brazos, otras en tórax y otras en la cabeza y el rostro. Los familiares de Diego lo encontraron en un charco de sangre y ya sin vida, y alrededor de las 13 horas -número fatídico para el occiso- reportaron a las autoridades el macabro hallazgo.

Alrededor de las 17 horas, el ministerio público adscrito a la cabecera de este municipio, acompañado de peritos de la Fiscalía, realizó el levantamiento del cuerpo en la humilde choza de Cristóbal, mientras que policías ministeriales al mando de Hugo Alberto de la Torre, capturaban al sexagenario asesino. No se sabe si trató de evadirse o simplemente se abandonó con indiferencia a su destino.

El caso es que fue trasladado a la cabecera municipal donde será consignado ante el juez por homicidio calificado con todas las agravantes, mientras que su enemigo -luego de la autopsia- será enterrado en el mismo ejido donde vivían, donde iniciaron las diferencias y rencores que culminaron en tragedia. La “Crónica de una Muerte Anunciada”, de García Márquez, tuvo su reedición en Salto de Agua este fin de semana.

Anuncios

Deja un comentario

Aún no hay comentarios.

Comments RSS TrackBack Identifier URI

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s