Golpeó a la mujer porque regresó del norte y la encontró embarazada.

Todos los dólares que ganó se los mandaba, y ahora no tiene ni para el abogado. Dice ella que “le dio garrote”.

Ya ni para el abogado le quedó.

Ya ni para el abogado le quedó.

Palenque, Chiapas.

Enrique Romero.

Un ejidatario de Emilio O. Rabasa, comunidad de Palenque, fue detenido por agentes ministeriales luego de que ebrio garroteara a su mujer, y al parecer también a sus hijos, al enterarse de que la mujer estaba embarazada desde hace 7 meses, cuando él se encontraba en Estados Unidos trabajando para mandarles dólares.

De acuerdo con la policía ministerial, ellos se encontraban alrededor de las 22:00 horas de este lunes realizando un operativo a la altura de este poblado, cuando se percataron de que un hombre agredía en una vivienda a una mujer y a sus hijos, por lo cual intervinieron y aseguraron a Aníbal Correa Reyes, de 42 años, vecino del poblado y quien acaba de regresar del norte donde estuvo trabajando como “mojado”. Dicen que en la mano derecha sostenía un garrote como de 40 centímetros con el cual agredió a su familia en estado de ebriedad, lo que fue confirmado por la señora Alma Delia Estrada Fernández.

Ya en los separos de la fiscalía regional, ante quien fue puesto a disposición el supuesto agresor, éste explicó que se fue “al otro lado” para trabajar y mandar dinero a su familia y que todos los dólares que ganaba los enviaba a su mujer y sus hijos, dinero con el cual ella compró algunas propiedades inmuebles que puso a nombre de ella y de su padre, por lo que legalmente él no tiene nada, ni dinero para pagar un abogado.

Indica que la última vez que vino a su casa fue hace como 5 meses y que recién se enteró de que su esposa tenía un embarazo de 7 meses, por lo que está seguro que no es responsable de la gravidez de ella, como lo pretende la señora, y que tampoco cree que haya sido “el espíritu santo”, sino alguien más terreno y menos pudoroso el que lo “sancheó”.

No obstante, señala que pese a su decepción y rabia de hombre traicionado, no golpeó a la mujer. Ahora lamenta no haberse quedado con algunos dólares de los que ganó, “aunque sea para pagar un abogado”. “Ya lo dice el dicho: a las mujeres ni todo el amor, ni todo el dinero…”, reflexionó en su celda.

Anuncios

Deja un comentario

Aún no hay comentarios.

Comments RSS TrackBack Identifier URI

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s