Defrauda gasolinera de Playas con vales de combustible.

Aunque el gobierno del estado ya pagó por ellos, los rechazan con el menor pretexto.

Con pretextos futiles defrauda la gasolinera al rechazar sus vales.

Con pretextos futiles defrauda la gasolinera al rechazar sus vales.

Playas de Catazajá.

Enrique Romero.

La gasolinera ubicada en el crucero de Catazajá fue denunciada por un trabajador estatal al que le rechazaron unos vales de gasolina, mismo por los que el gobierno del estado ya pagó, no obstante que no estaban rotos y tampoco habían caducado. El pretexto del despachador es que “ya están muy doblados y así no se aceptan”. El dinero de esos vales, o le combustible, se lo queda la empresa, la cual defrauda al gobierno al no proporcionarle el combustible por el que ya pagó.

Así lo denunció el trabajador estatal, lo que fue presenciado por este medio, el pasado , martes por la tarde, por lo que convendría al gobierno del estado el analizar las gasolineras con las que se surte de combustible, pues es frecuente que en la del crucero de Playas te rechacen los vales con el menor pretexto, y el importe de los mismos ya no se recupera y el gobierno pierde ese recurso que ya erogó, explicó el afectado.

Al ser cuestionado el despachador de la gasolinera sobre el porqué rechaza los vales de la Gasolinera “La Fuente”, los cuales tienen impresas las dos restricciones para no aceptarlos, las cuales son que no son canjeables por efectivo y que tienen un año de vigencia a la fecha de impresión, el despachador se limitó a decir que para él los vales ya están muy doblados y que le han ordenado no recibirlos así. Se pudo constatar que dichos vales se encontraban doblados en dos partes, como los billetes, pero en buen estado, ni arrugados ni rotos. Sin embargo los rechazaron y el gerente de la gasolinera, que momentos antes andaba por ahí, se desapareció cuando iniciaron los reclamos.

Si a la semana, como parece que ocurre, rechazan de 20 o 30 vales, de a 50 pesos –como es el caso aquí reportado- la empresa gasolinera se está embolsando de mil a mil 500 pesos semanales. Unos 6 mil pesos al mes. Un fraude hormiga, pero fraude al fin al gobierno del estado, “son recursos públicos que provienen de los contribuyentes” y que este proveedor escamotea por la falta de supervisión.

Anuncios