Se atribuía a los gobernantes mayas la capacidad de viajar por el tiempo.

Un tablero del templo XIV muestra a Pakal y a la Reina Roja en la playa de un mar de otra era geológica.

Palenque, Chiapas

Enrique Romero

A la manera einsteniana de la relatividad del tiempo y como lo prefiguran las nuevas teorías de la física cuántica, los mayas atribuían a sus gobernantes (ya sea vivos o muertos) la capacidad de viajar en el tiempo, aunque no en el espacio, y remontarse a lejanas eras geológicas o hacía el futuro.

Lo anterior se desprende de investigaciones realizadas por el doctor Guillermo Bernal Romero, prestigioso epigrafista e investigador del Centro de Estudios Mayas de la UNAM, quien participa junto con más de 60 especialistas de 12 países en la VII Mesa Redonda de Palenque, donde se analiza el tema “Los Mayas y sus concepciones del tiempo”.

Los nuevos estudios del tablero del Templo XIV de la zona arqueológica de Palenque, por ejemplo, revelan la escena de K´inich Kan B´alam II (sucesor e hijo de Pakal) junto con su madre la Señora Tz ‘ akb´u, conocida como “La Reina Roja”, a la orilla del mar, reveló el historiador quien precisó que estos personajes reales en realidad no viajaron a playa alguna, sino que la playa que está representada pertenece a la que estaba ubicada hace millones de años precisamente en esta zona, y de la que abunda vestigios como fósiles de caracoles, colmillos de tiburón y otras especies marinas que dejaron su impronta en las piedras calizas que labraron los mayas antiguos.

“Esta escena –la del tablero del templo XIV- es extraordinaria, porque estos personajes no están  y ubicados en su tiempo histórico y porque se les representó cuando ya habían muerto ambos. Los palencanos pensaban que sus antepasados podía pasar a otro ámbito de existencia, pero en esta escena los dos personajes están representados a la orilla del mar y surge la interrogante sobre el texto glífico  asociado a este tablero que marca una fecha que supera los 9 mil años anteriores a la época en que fue realizada; un cómputo muy largo, una fecha muy antigua”, resaltó.

Detalló que en la escena labrada sobre el tablero la Reina Roja encarna a la diosa Luna que entrega a Kan Balam una estatuilla del dios Kahuil. “En este escenario se abre la interrogante ¿lo que ocurre con estos personajes fue visualizado como que después de morir se trasladaban a una época remota, cuando aún existía un mar primordial? Es una imagen simbólica, pero también real porque en Palenque, en sus orillas y hace millones de años, hubo un litoral marino y esto no pasó desapercibido para los mayas”, sostuvo Bernal Romero.

Indicó que hay evidencia epigráfica y pictográfica de que a los gobernantes mayas se les atribuía la capacidad de viajar por el tiempo, no solo al fallecer sino aún vivos, por lo que hay material en el que se refieren a  gobernantes que se reúnen con sus antepasados en otras épocas o con personajes míticos, lo cual también podría estar relacionado con el uso de substancias sicotrópicas, como sucede con el Shamanismo, que les permitía tener este tipo de experiencias de conciencias alteradas. “Lo que estamos viendo es que el tema es muy complejo y que tenemos mucho aún por investigar”, acotó.

La pieza arqueológica en mención forma parte de la exposición temporal que se exhibe en estos momentos en el museo de sitio “Alberto Ruz L’Huiller”, en ocasión a la VII Mesa Redonda de Palenque, misma de la que fue curador el mismo Bernal Romero, la cual permanecerá abierta al público hasta el próximo mes de febrero y que tiene como tema central las concepciones mayas del tiempo.

Caja de datos

··························································································································

El Templo XIV fue erigido por K’inich K’an Joy Chitam II, quien sucedió a K´inich Kan B´alam el 3 de Junio del 702 (9.13.10.6.12. 9 Eb´ 10 Xul), quizás como una encomienda póstuma de su antecesor. Se trata de un edificio conmemorativo dedicado a Kan B´alam. El tablero muestra a este gobernante efectuando una danza de pie sobre una banda acuática; la siguiente banda muestra tres cartuchos glíficos que señalan los nombres de lugares (el cartucho central se lee ti k´ahk´ nahb´ “la orilla del mar”). Le acompaña su madre, la SeñoraTz ‘ akb´u quien, arrodillada, sostiene una estatuilla del Dios K´awiil . El texto glífico asociado con la escena señala que en una fecha remota, mítica, 13 Ok 18 Wo, sucedió un acontecimiento, de naturaleza indefinida relacionado con la entidad Sak B´aak Naah Chapat , el nahual ó Way de Dios K´awiil , y que este hecho fue ordenado por otro numen, el Dios B´olon yok-Té.

Anuncios

Deja un comentario

Aún no hay comentarios.

Comments RSS TrackBack Identifier URI

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s