Desacredita Morales Cleveland presunta predicción apocalíptica de los mayas para 2012

“Es un evento estrictamente cíclico, el fin del Baktun 13”, afirma el especialista mexicano.

Palenque, Chiapas

Enrique Romero

Contrario a las profecías apocalípticas para el 2012 atribuidas a la civilización Maya, el arqueólogo mexicano, Alfonso Morales Cleveland, aseguró a la agencia EFE que los mayas predijeron un “fenómeno estrictamente cíclico”, no una catástrofe planetaria.

 En los libros “Chilam Balam”, que se relacionan la historia del pueblo maya, las profecías sobre el fin de la primera era de la humanidad se mencionan y es a partir de las referencias que algunos “estudiosos” han sacado sus conclusiones sobre “siete supuestas predicciones”, explicó Alfonso Morales, cuya entrevista sobre el tema, recién publicó en Estados Unidos el “Herald Tribune”.

 En entrevista con este corresponsal, el destacado arqueólogo, mano derecha de la ya desaparecida investigadora norteamericana, Merle Green, señaló que “estos estudiosos insisten que los mayas estaban profetizando una serie de catástrofes naturales que causan la destrucción total del planeta y de la especie humana a lo largo de la misma”.

 En esta interpretación, añadió,  las predicciones, supuestamente derivadas del “Chilam Balam”, asumen que “el mundo de odio y materialismo terminará y … la humanidad tendrá que escoger entre desaparecer como especie sensible que amenaza con destruir el planeta o evolucionar hacia la integración armónica con todo el universo”.

 Frente a esta visión catastrofista, Morales aseguró a la agencia internacional que los mayas “ciertamente tenían sus profecías, pero hablaban de su propio mundo, no el mundo entero, como muchos han interpretado recientemente”, remarcó.

Recordó que las predicciones mayas “surgieron mucho antes de 2012, en particular con la llegada de los españoles, que puso fin a la cultura Maya, hecho ejecutado con sangre, que reorganizó sus tierras, trajo el hambre y las enfermedades y no respetaron sus creencias”.

  La conquista española de los pueblos mayas, que habitaron una vasta región de Mesoamérica, se completó en 1697 con la toma de Tayasal, entonces capital de las civilizaciones Maya Itzá y Zacpetén. El último estado maya desapareció en 1901 con el fin de la Guerra de la “Castas”, cuando el gobierno del entonces presidente Porfirio Díaz mexicano ocupó la ciudad de Santa Cruz.

 Morales dijo que, según el calendario Maya, la primera era de la humanidad terminará el 21 de diciembre de 2012, con la finalización del ciclo Baktun 13, o los 5.125 años de existencia de la civilización que se calcula que ha comenzado en el 3114 ac.

 “La filosofía maya concibe el principio y al final como un todo. Es decir; no es así la vida independiente y la muerte, porque una es el origen de la otra, pero por lo tanto, eso no quiere decir que todo tiene que terminar para poder ver un nuevo comienzo “, destacó Morales Cleveland.

 Agregó que si el Gobierno maya aún estuviera gobernando Mesoamérica, “el 21 de diciembre del 2012 sería el día más importante de toda su historia. Ellos celebraban la llegada de un nuevo sol con ceremonias, banquetes y sacrificios”.

Señaló que la civilización maya desarrolló uno de los cinco sistemas de escritura originales en el mundo, junto con la china, sumeria, egipcia y Harrappan en la India. También utiliza el concepto de “cero” antes de otras culturas, mantenidas complejas redes comerciales con las ciudades vecinas, dejaron un legado ilimitado de obras de arte y el arte integrado mitología y el poder en su arquitectura monumental.

Anuncios

Cobach de la zona norte realizan Festival Cultural con motivo del fin del calendario maya

El Festival “EL K´N – KELEL DEL HALACH WIÑIC” inició con un conferencia sobre la cultura maya.

Palenque, Chiapas

Enrique Romero

Con la participación de los planteles COBACH de la zona norte en 7 municipios, inició este jueves con una conferencias sobre la cultura maya, el el festival “K´N – KELEL DEL HALACH WIÑIC (El festival de la gente verdadera)” que realiza la coordinación regional con motivo de ser el 2012 el Año de la Cultura Maya.

Las actividades artístico culturales son organizadas por la coordinadora regional de estos planteles, Rosita Bacelis Lacroix, y tienden a reforzar en los alumnos de la zona sus raíces étnicas (cho’l, tzeltal, tojolobal y zoque) en un año dedicado a la cultura maya, de la que Palenque es un gran exponente de su esplendor, señaló la funcionaria.

El festival, que hoy viernes prosigue, fue inaugurado en el museo de sitio de Palenque, por el subsecretario de gobierno de la zona maya, y le siguió una conferencia, ofrecida por el arqueólogo Miguel Ángel Vázquez del Mercado, quien además es director del Museo de sitio de Palenque, en donde expuso los grandes logros de esta cultura y su aporte a la humanidad.

Hoy se realizará un festival artístico en el parque central de esta ciudad, a partir de las 17:00 horas, en donde se contempla la presentación de talentos cobachenses; la elección de Lak Nich’J (Nuestra Flor); danzas mayas;  la obra de teatro maya Popol Vuh; y una exposición fotográfica del Palenque antiguo.

Regresa la esposa de Pakal, la Reina Roja, a su casa en Palenque.

Luego de 18 años de estudios, determinaron que era consorte y no madre del gobernante maya. Retornó a su reino.

Palenque, Chiapas.

Enrique Romero

Luego de 18 años de permanecer en estudio en un laboratorio de antropología física de la Ciudad de México, los restos óseos de la Reina Roja regresaron a la ciudad maya de Palenque, Chiapas, donde fueron descubiertos en 1994, junto con sus dos acompañantes con quienes fue enterrada en el año 672 d.C., así lo dio a conocer ayer el INAH mediante un comunicado.

El nombre de la Reina Roja —cuyos restos se hallaron dentro de un sarcófago monolítico—, provino de que la máscara de malaquita que cubría su calavera, estaba recubierta por una capa de cinabrio (mineral rojo) de tres centímetros de grosor.

Luego de su descubrimiento, en el interior del Templo XIII de dicha la zona arqueológica chiapaneca, los esqueletos de la soberana maya y acompañantes (un niño y una mujer adulta), fueron trasladados al laboratorio del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH-Conaculta), que se ubica en un anexo en el Claustro de Sor Juana.

Ahí, el antropólogo físico Arturo Romano Pacheco los estudió por más de una década y media para confirmar su sexo, edad al fallecer, enfermedades padecidas y relaciones de parentesco con otros personajes descubiertos en el sitio prehispánico.

Tras la culminación del análisis de los huesos y la obtención de los resultados, que ya se han dado a conocer en diversas publicaciones y un documental, el INAH determinó su regreso a Palenque, conforme a la política de conservar en el sitio arqueológico todos los materiales descubiertos, a fin de que no se dispersen en otras colecciones o museos, informó el arqueólogo Emiliano Gallaga, director del Centro INAH-Chiapas.

El traslado desde el Claustro de Sor Juana hasta Palenque estuvo a cargo del personal del Centro INAH-Tabasco —ya que la ruta más directa es Ciudad de México-Villahermosa—. El convoy viajó por carretera en un vehículo oficial del INAH, escoltado por una patrulla de la Policía Federal y dos elementos de seguridad de la Zona Arqueológica de Palenque, detalló Juan Antonio Ferrer Aguilar, delegado del INAH en Tabasco.

El viernes 15 de junio, día en que se conmemoraron los 60 años del descubrimiento de la tumba de Pakal, la Reina Roja llegó a Palenque, al filo de las 23:00 horas, en cuatro cajas forradas por dentro con hule espuma inerte que se ahuecó con la forma de cada hueso, lo que permitió trasladarlos sin peligro de que se movieran durante el trayecto.

Además de la Reina Roja, también fueron trasladados los restos del infante y la mujer adulta que los mayas le asignaron como acompañantes el día de su entierro; se llevaron en otras tres cajas de iguales características para la adecuada conservación de las piezas óseas.

El director del Centro INAH-Tabasco informó que las siete cajas con los restos óseos se depositaron en las bodegas de resguardo de colecciones de la Zona Arqueológica de Palenque, en un espacio donde la humedad está controlada y la temperatura se mantiene estable, conforme a las indicaciones que dieron los antropólogos físicos que estudiaron y trataron los huesos para su conservación.

Cabe recordar que los últimos estudios de antropología física determinaron que los restos mortales de la Reina Roja podrían corresponder a la esposa del gobernante maya Pakal II, y no a su madre, como se creyó durante los primeros años del descubrimiento de su tumba, en tanto que estudios de ADN confirmaron que no hubo parentesco entre ambos personajes.

Asimismo, las características del cráneo de la Reina Roja son semejantes a las representaciones de la esposa de Pakal, que se han identificado en tableros del sitio prehispánico; además, el fechamiento de los huesos dieron una antigüedad de 672 d.C., mientras que las inscripciones en los monumentos de Palenque aluden al 13 de noviembre de 672, como fecha de la muerte de Tz´ak-b´u Ajaw, cónyuge del soberano de Palenque.

En lo que toca a los resultados de los estudios hechos a los acompañantes de la Reina Roja, ahora se sabe que uno corresponde a un niño de sexo masculino que vivía su tercera infancia al momento de morir (7-12 años de edad); y el otro a una mujer de entre 20 y 30 años; se pudo comprobar que ambos fueron sacrificados, de acuerdo con huellas registradas en los huesos de ambos individuos.

El arqueólogo Emiliano Gallaga dijo que por el momento no es posible que la Reina Roja regrese a su cámara funeraria —en el interior el Templo XIII—, debido al exceso de humedad que presenta la edificación, construida a un lado del Templo de las Inscripciones, donde yace la tumba de Pakal. Además de que el sepulcro prehispánico está abierto a la visita pública, lo que impide el control de temperatura que requieren los restos para su correcta conservación.

Especialistas del INAH en arqueología y conservación estudian si eventualmente podrían regresar los restos a su cámara funeraria, una vez que el lugar cumpla con las condiciones necesarias para la conservación de los huesos; por el momento, dijo, el Instituto realiza trabajos de mantenimiento en el Templo XIII, encaminados a contrarrestar la humedad excesiva causada por el ambiente.

Finalmente, comentó, el INAH también realiza labores de conservación en el Templo de las Inscripciones, donde además se efectúa el monitoreo de las condiciones de temperatura y humedad en que permanece el sarcófago de Pakal; y en el Templo XX, donde en 1999 se localizó otra tumba a la que solo se ha podido acceder a través de una microcámara de video, debido a su intrincada ubicación.